The Elemental Chaos

En los orígenes del mundo, el Caos Elemental se agitaba como una tempestad en continuo cambio de elementos enfrentados: fuego y relámpago, tierra y agua, remolinos y truenos vivientes. Del mismo modo que los dioses se originaron en el Mar Astral, los primeros habitantes del Caos Elemental fueron los Primordiales, criaturas de poder elemental puro. Ellos dieron forma al mundo a partir de la materia prima del Caos Elemental y, si hubieran podido imponer su voluntad, el mundo habría sido desgarrado y devuelvo a sus orígenes como materia prima. Los dioses dieron al mundo una permanencia que resulta completamente ajena a la naturaleza de los Primordiales.

El paisaje del Caos Elemental está accidentado por ríos de relámpagos, mares de fuego, montículos de tierra flotante, montañas de hielo, y otras fantásticas características topográficas. Aún así, es posible abrirse camino lentalmente hasta las capas inferiores del plano. En su parte profunda, se convierte en un remolino que se vuelve más oscuro y mortífero conforme se desciende.

En en fondo del remolino yace El Abismo, hogar de los demonios. Los origenes del Abismo están envueltos en misterios, aunque algunos susurran que un dios olvidado lo formó en el corazón del dominio de los Primordiales. El Abismo es tan entrópico como el Caos Elemental en el que está incrustado, pero es activamente maligno, mientras que el resto del plano simplemente es salvaje.

The Elemental Chaos

Las Crónicas del Valle del Nentir sandman