The Bluffs

Fallcrest está dividida en dos partes por una gran cresta, que serpentea de noroeste a sureste atravesando el pueblo. Los acantilados oscilan entre los 150 y 250 pies de altura. No son perfectamente verticales, pero sí demasiado altos y escarpados como para poder ser escalados con facilidad.

Gracias a la reciente ayuda prestada por un grupo de aventureros, las rutas locales se volvieron relativamente más seguras, lo que incrementó el comercio. Lord Markelhay ordenó la construcción de una grúa para transportar con mayor facilidad las mercancías entre el Distrito Superior e Inferior del pueblo.

The Bluffs

Las Crónicas del Valle del Nentir sandman