The Astral Sea

Por encima del mundo terrenal está el Mar Astral, un océano de líquido plateado con estrellas visibles debajo de la brillante superficie. Finos velos hechos de luz de estrellas se abren paso para revelar los Dominios, el hogar de los dioses. Podría decirse que estos reinos divinos son parecidos a islas flotando en el Mar Astral.

Los Dominios incluyen Los Nueve Infiernos (hogar de los diablos), Monte Celestia, y la Brillante Ciudad de Hestavar, por nombrar unos pocos. Luego de atravesar el velo de Celestia, los viajeros se encuentran en la ladera de una gran montaña. Al escalarla, la pendiente desaparece en una neblina plateada detrás de ellos. Contrariamente, Los Nueve Infiernos se asemejan a un vasto continente dividido en naciones gobernadas por príncipes beligerantes, aunque todos están, en última instancia, bajo el puño de hierro de Asmodeus.

Sin embargo, el Mar Astral no es el medio utilizado usualmente para viajar a los Dominios. En cambio, portales específicos para cada Dominio aparecen de tanto en tanto en el mundo terrenal, tomando diversas formas dependiendo de a dónde lleve cada uno. Los portales a Hestavar, por ejemplo, podrían aparecer como brillantes columnas de luz, mientras que los arco iris podrían llevar a Celestia.

Ninguna criatura es nativa del Mar Astral; cualquier ser encontrado allí es un exiliado de otro plano. Los githyanki, por ejemplo, llegaron desde el mundo terrenal en tiempos antiguos (y aún subsisten principalmente realizando asaltos en dicho mundo), mientras que los acechadores astrales se cree que son diablos que escaparon de Los Nueve Infiernos.

Aquellos que habitan los Dominios (principalmente ángeles, diablos y los dioses mismos) son criaturas inmortales.

The Astral Sea

Las Crónicas del Valle del Nentir sandman