Nerath

Los humanos poseen varios imperios caídos. Hace unos 100 años, el último imperio humano finalmente colapsó. El Rey Elidyr se enfrentó a una horda de demonios que marchaban bajo el estandarte del Señor de la Ruina. Más de la mitad de los castillos de Nerath y otras fortificaciones fueron arrasados en ese conflicto, y los habitantes de los asentamientos restantes hulleron aterrorizados por sus vidas. La invasión demoníaca fue finalmente sofocada, aunque a un costo elevado: el Rey Elidyr perdió su vida, así como también todos sus herederos, la mayoría de sus nobles y sus más confiables campeones. Las rutas comerciales cayeron en desuso, y el imperio se convirtió en un nombre más, escrito en viejos pergaminos y monedas de oro.

Hoy en día, el descubrimiento de una estátua de bronce medio enterrada con la forma de un caballero, podría indicar una antigua fortaleza cercana, como un castillo en ruinas, perteneciente al imperio de Nerath. La mayoría de estos lugares no contienen más que espíritus, monstruos oportunistas o bandidos, aunque también trampas letales todavía activas, que protegen los niveles inferiores aún sin explorar.

La mayoría de los “puntos de luz” que quedan en pie son vestigios del poderoso imperio de Nerath. En estos lugares, tanto humanos como otras razas aún viven, al igual que lo hicieron cuando Nerath era grande y poderoso. Los caminos que atraviesan la oscuridad reinante son los antiguos caminos de Nerath, así como los puestos avanzados que protegen granjas y aldeas también lo son. La diferencia es que la grandeza se ha perdido, y ya no existe un gobierno o cuerpo militar lo suficientemente poderoso e influyente como para conectar los puntos que han quedado repartidos. Sólo tradiciones parciales y lugares ocupados sostienen los remanentes en su lugar, manteniendo así una sensación de seguridad en un mundo lleno de oscuridad.

Nerath

Nerath

Las Crónicas del Valle del Nentir sandman