Gobiernos

Gobiernos

En ausencia de imperios o grandes reinos, el poder y la autoridad en el mundo se concentra en pueblos y ciudades. En ellos, lores y nobles se aferran a los títulos que sus familias poseyeron en los antiguos imperios: duques, barones, condes, el ocasional príncipe, y de vez en cuando un autoproclamado rey. Estos nobles tienen autoridad sobre los pueblos y ciudades en los que viven, y sobre las tierras circundantes. Cobran impuestos a la población, que utilizan para crear y mantener edificios públicos, pagar a los soldados, y permitirse un estilo de vida confortable para ellos mismos (aunque los nobles también cuentan con una abundante riqueza hereditaria). A cambio, prometen proteger a los ciudadanos de amenazas como incursiones orcas, ejércitos de hobgoblins y bandidos errantes.

Los nobles nombran funcionarion u oficiales para que actúen como sus agentes en los pueblos, supervisen la recolección de los impuestos y actúen como jueces de las disputas y los juicios criminales. Estos alcaldes, corregidores o alguaciles, son habitantes previos de las comunidades que gobiernan, elegidos para esa posición gracias al respeto que ya poseían de sus conciudadanos.

Dentro de los pueblos y ciudades, los lores comparten la autoridad y las responsabilidades administrativas con nobles menores (normalmente sus propios parientes), y también con representantes de la clase media. Se designa un alcalde de ascendencia noble para que presida el consejo, y para que lleve a cabo las mismas funciones administrativas que los alcaldes en los pueblos. El consejo está formado por representantes elegidos por la clase media de comerciantes y artesanos. Sólo los nobles inconcientes ignoran los deseos de los consejos de sus pueblos, ya que el poder económico de la clase media es más importante para la prosperidad de cualquier ciudad que la autoridad hereditaria de la nobleza.

Cuanto mayor es el asentamiento, más probable es que otros individuos u organizaciones también tengan un poder significativo. Incluso en un pueblo, un individuo popular (un anciano sabio o un granjero muy apreciado) puede tener más influencia que el alcalde designado, y un alcalde inteligente evitará enemistarse con esa persona. En los pueblos y ciudades, pueden tener el mismo poder un templo destacado, un gremio independiente del consejo, o un único individuo con el suficiente poder mágico como para respaldar su influencia.

Gobiernos

Las Crónicas del Valle del Nentir sandman